lunes, 7 de diciembre de 2009

ALIMENTESE BIEN PARA TENER HUESOS SALUDABLES



CLAUDIA PATRICIA MEJIA
Nutricionista
FSFB - UNIANDES  - Hueso saludable

La alimentación es uno de los factores determinantes en la salud ósea del hueso.  Una alimentación balanceada que incluya una cantidad adecuada de calcio y de vitamina D, contribuye a la formación del hueso en la etapa de crecimiento y al mantenimiento de la calidad de éste en la vida adulta. 

El desarrollo de la máxima masa ósea durante el crecimiento y la reducción de la pérdida de hueso en la vida tardía son las dos principales estrategias para prevenir la osteoporosis. A continuación hablaremos de los principales nutrientes que impactan la salud ósea:

CALCIO:
Es el principal componente estructural de los huesos, los cuales le proporcionan rigidez y dureza mecánica al cuerpo, por tanto se necesitan cantidades suficientes de este mineral durante toda la vida para alcanzar y mantener una adecuada masa ósea.

La absorción del calcio está influenciada por diversos factores:

La vitamina D3 activa (calcitriol) favorece la absorción de este mineral. El consumo excesivo de fitatos (sustancias contenidas en el salvado de trigo, soya, frijol, lentejas y garbanzos) y de oxalatos (sustancias contenidas en el té, el chocolate, las espinacas, los cítricos y las bebidas colas) disminuyen la absorción del calcio porque forman compuestos insolubles con este mineral.

El exceso de alcohol (más de dos bebidas al día) y de cafeína (más de 2 tazas de tinto ó té por día) también disminuye la absorción y aumentan su pérdida. El exceso de proteínas (alimentos de origen animal) y de sodio (sal) aumentan la eliminación de calcio por orina.

El calcio es requerido para el normal crecimiento y desarrollo del esqueleto. La ingesta adecuada es el punto clave para la consecución de un óptimo pico de masa ósea. El calcio es esencial durante la primera infancia y en la adolescencia, cuando el esqueleto esta creciendo rápidamente. Alrededor de los 20 años de edad, el esqueleto humano ha alcanzado del 90 a 95 % de su pico de masa ósea, el 5 ó 10 % restante se gana durante los 10 años siguientes. Sin embargo en las etapas subsecuentes a la cuarta década las necesidades de calcio aumentan con la edad, ya que el organismo es menos eficiente para absorber calcio.

 El cuadro No. 1 muestra el consumo adecuado de calcio de acuerdo al grupo de edad.



Cuadro No. 1 Ingesta de calcio adecuada. Fuente: National Academy of Sciences, USA, 2002


Desafortunadamente, la mayoría de las personas no consumen la cantidad de calcio necesaria para mantener una adecuada salud ósea. La encuesta nacional de la situación nutricional en Colombia realizada en el año 2005 mostró que el 85.5 % de los colombianos no alcanzan a cubrir los requerimientos de calcio. A partir de los 12 años de edad la prevalencia estuvo por encima del 90 % y no se presentaron diferencias significativas marcadas por género. A medida que desciende el nivel de SISBEN el porcentaje de deficiencia aumenta y en el área rural hay mayor prevalencia que en la urbana.

El calcio se encuentra en mayores cantidades y con mayor biodisponibilidad en la leche y sus derivados.(1) El calcio de los alimentos de origen vegetal, como el contenido en las espinacas y el brócoli no tiene adecuada absorción, por lo tanto no debe contabilizarse su aporte al evaluar el consumo de este mineral.

Lamentablemente, muchas personas han asociado el consumo de leche y de sus derivados con problemas gastrointestinales, lo que ha hecho que estos alimentos estén siendo reemplazados por otros con muy bajo ó sin contenido de calcio, entre ellas las gaseosas las cuales pueden realmente contribuir a causar molestias gastrointestinales e interferir en la absorción del calcio ó por leche de soya y sus derivados, los cuales de forma natural tiene un muy bajo contenido de calcio, excepto cuando éstos son fortificados.

Algunos estudios que han investigado los factores que influyen en la adherencia al adecuado consumo de calcio en mujeres con baja densidad mineral ósea, han encontrado que preocupaciones relacionadas con la ganancia de peso y el contendido de grasa de algunos alimentos ricos en calcio son las barreras para obtener el adecuado consumo de este mineral, sin embargo esto podría ser solucionado si la persona tiene una adecuada evaluación y asesoría nutricional.

La Encuesta Nacional de la Situación nutricional en Colombia, 2005 encontró además que el grupo de niños entre 2 y 3 años tuvo una ingesta promedio de 310,4 mgs/día, y al contrario de la recomendación, la cantidad de calcio consumida disminuyó paulatinamente con la edad. Este grupo de edad fue el que reportó el mayor consumo de productos lácteos y el de menor consumo fue el grupo entre 51 y 64 años. Vale la pena aclarar que la encuesta no incluyó personas con más edad. Una forma de aumentar el consumo de calcio es incluir diariamente alimentos ricos en este mineral.

El cuadro No. 2 muestra los alimentos con mayor contenido de calcio.



Cuadro No. 2 Aporte de calcio de algunos alimentos. Tomado de Tabla de composición de alimentos. Centro de atención nutricional Medellín 1999

VITAMINA D


Es una sustancia esencial para mantener normales los niveles sanguíneos de calcio y de fósforo, los cuales son necesarios para la adecuada mineralización del hueso, para la contracción muscular, la conducción nerviosa y en general para la función de todas las células del cuerpo.

La vitamina D naturalmente se encuentra en muy pocos alimentos y sólo muy pocos de ellos están fortificados. En Colombia sólo algunas leches están fortificadas con vitamina D, mientras que sus derivados no lo están. La principal fuente es la exposición a la luz solar, aunque factores como la polución del aire, la melanina de la piel, el uso de bloqueadores y de prendas de vestir para protegerse del sol y las latitudes del norte pueden afectar la síntesis cutánea de la vitamina D.(7)

El bajo consumo de vitamina D coloca a muchas personas en riesgo de un nivel bajo, con posibles consecuencias para la salud ósea. La deficiencia de vitamina D esta caracterizada por una inadecuada mineralización ó desmineralización del esqueleto. En niños, la deficiencia severa conlleva a una inadecuada mineralización del esqueleto causando raquitismo, mientras que en adultos conduce a una defectuosa mineralización causando osteomalacia. Hay evidencia que esta deficiencia es un factor importante en el desarrollo de la osteoporosis a través de una menor eficiencia de la absorción intestinal de calcio, menor incremento de hueso, debilidad muscular y de la microestructura ósea.(1)

Sin vitamina D, solamente el 10 ó 15 % del calcio dietario y cerca del 60 % del fósforo es absorbido, mientras que con vitamina D se incrementa la eficiencia de la absorción intestinal de calcio a 30 ó 40 % y la de fósforo aproximadamente a un 80%.(2),(6)

El cuadro No. 3 muestra la ingesta diaria recomendada de vitamina D, aunque varios estudios han demostrado que una cantidad alrededor de 1000 UI son necesarios para alcanzar y mantener un nivel suficiente de ésta vitamina. , ,

Cuadro No. 3 Ingesta de vitamina D adecuada. Fuente: National Academy of Sciences, USA, 2002



En el cuadro No. 4 se presentan las fuentes naturales de vitamina D. En vista que las tablas de composición de alimentos colombianos no reportan el aporte de vitamina D, los datos han sido tomados de Holick, MF. Vitamin D deficiency. N Engl J Med 2007;357:266-81.

Cuadro No. 4. Fuentes naturales de vitamina D.


EVALUACIÓN NUTRICIONAL

Todo paciente que presenta osteopenia (baja masa osea) y osteoporosis con ó sin fracturas debe ser remitido a una evaluación nutricional con el fin de hacer una evaluación general del paciente, en donde se tienen en cuenta enfermedades concomitantes, antropometría, hábitos de alimentación, anamnesis alimentaria, preferencias, mitos e intolerancias a los alimentos. Este es el punto de partida para elaborar un plan de nutricional integral que ayude a mejorar la ingesta de calcio y de vitamina D, así como al manejo de patologías que presente el paciente. La evaluación del seguimiento del paciente debe hacerse en controles periódicos para verificar si se han adoptado nuevos hábitos ó modificados los existentes.


SUPLEMENTOS DE CALCIO Y VITAMINA D

Ya que muchas personas no logran cumplir con la ingesta adecuada de calcio y de vitamina D a partir de fuentes dietarias, es necesario el uso de suplementos, especialmente en personas con osteopenia (baja masa osea), osteoporosis, mujeres en perimenopausia y postmenopausia, mujeres que alimentan a múltiples lactantes, vegetarianos, personas con intolerancia a la lactosa, con enfermedad celiaca ó que reciben terapia crónica con corticosteroides. La industria actualmente nos ofrece suplementos de calcio con y sin adición de vitamina D, a partir de diferentes compuestos. Aspectos como la biodisponibilidad, la presencia de aclorhidria, el uso de bloqueadores de hidrogeniones ó de inhibidores de la bomba de protones, el numero de tabletas necesarias para conseguir la dosis deseada, el tamaño de las tabletas, la presentación del calcio (polvo, cápsulas, tabletas duras y tabletas masticables) y el costo deben tenerse en cuenta a la hora de seleccionar el suplemento.


Los suplementos de calcio por lo general son bien tolerados, aunque algunas personas refieren como efectos adversos, síntomas gastrointestinales que incluyen estreñimiento, flatulencia y distensión abdominal. Sin embargo es importante evaluar la falta de líquidos y de fibra de la dieta en personas con estreñimiento y otras causas de gases ó de distensión abdominal como intolerancia a la lactosa, a la fructosa y otras intolerancias a alimentos específicos.


BIBLIOGRAFIA

1. Cashman KD. Diet, nutrition and bone health. J. Nutr. 2007; 137: 2507S-2512S.


2. Packard P, Heaney R. Medical nutrition therapy for patients with osteoporosis. J Am Diet Assoc. 1997; 97: 414-417.

3. L Abbé M. Whiting S. Hanley D. The Canadian Health Claim for Calcium, vitamin D and Osteoporosis. Journal of the American College of Nutrition. 2004; Vol. 23, No. 4, 303-308.

4. ICBF. Encuesta nacional de la situación nutricional en Colombia, 2005.

5. French MR, Vernace-Inserra F, Hawker GA. A prospective study to identify factors affecting adherence to recommended daily calcium intake in women with low bone mineral density. J Am Coll Nutr 27 (1): 88-95 2008

6. FAO/WHO: Human Vitamin and Mineral Requirements, 2002

7. Glerup, H., Milkkelsen, K., Poulsen, L.H., Mikkelsen, K., Poulsen, L., Hass, E., Overbeck, S., Thomsen, J., Charles, P., Eriksen, E.F., 2000. Commonly recommended daily intake of Vitamin D is not sufficient if sunlight exposure is limited. J. Intern. Med. 247, 260–268.

8. Bakhtiyarova S, Lesnyak O, Kyznesova N, Blankenstein MA, Lips P. Vitamin D, status among patients with hip fracture and elderly control subjects in Yekaterinburg, Russia. Osteoporos Int 2006;17:441-6

9. McKenna MJ. Differences in vitamin D status between countries in young adults and the elderly. Am J Med 1992;93:69-77.

10. Straub D. Calcium supplementation in clinical practice: A review or forms, dose and indications. Nutrition in C